testimonial

CÓMO SER SOCIAL MEDIA Y SOBREVIVIR A LA NAVIDAD. CONSEJOS PRÁCTICOS

Estamos en plena Navidad y con ella no solo llegan los villancicos y los reencuentros familiares, sino también uno de los mayores picos de trabajo para los Social Media, sobre todo para los que gestionamos marcas comerciales. Si no quieres que la cuesta de enero se adelante para ti; siéntate, respira y tómatelo con calma, que todo pasa. Y, si de algo te sirven, aquí van unos tips para que sobrelleves mejor estas semanas.

 

1.  Imprégnate del espíritu de la Navidad

Si eres un apasionado de estas fechas, esto te resultará fácil; pero si no es así, es mejor que te resignes y te dejes invadir por el espíritu navideño porque TODO va a girar en torno a ello durante estas semanas. Adapta el tono y tus contenidos a la época del año y todo lo demás vendrá solo.

unnamed.gif

2. Genera y planifica una línea de contenido propia para todo el periodo

Fíjate en las tendencias de tu entorno o adelántate a ellas y sé tú el prescriptor de de la próxima Navidad. Planifica con tu equipo la línea de contenido de este periodo y el estilo de la misma. Hay marcas que se adaptan a estas fechas mejor que otras, pero siempre encontrarás un hilo conductor.

Reparte el peso entre las redes sociales que mejor encajen con tu público y dinámicas planteadas.

Ponte un timming realista (mejor que salga todo de manera óptima que deprisa y con imprecisiones). No olvides, dentro de toda la Navidad, aprovechar las fechas más importantes y crea un hashtag en torno a la acción. Este será tu eslogan navideño.

2.png

3. Crea tu propio premio Gordo

Sorteos y premios hay muchos y con múltiples propósitos en redes sociales. Pero este ha de ser EL PREMIO. Más allá de la interacción de cualquier tipo con la audiencia con un objetivo cuantitativo determinado, hay que recordar que estamos en Navidad y que lo que queremos construir es eso: felicidad y una experiencia de compro/uso integral, óptima y memorable para los clientes potenciales de nuestra marca.

3.png

 4. Aumenta tu hiperconectividad y sé paciente

Aunque realmente sea un fastidio para el Social Media que está detrás de las redes sociales de una marca comercial en la época de Navidad, es imprescindible que la máxima de la disponibilidad 24 horas, 7 días a la semana esté más presente que nunca en nuestra conciencia de trabajo.

Los usuarios aprovechan esta época para hacer uso de nuestros servicios y son más exigentes y menos pacientes que en otros momentos. Sea por la impaciencia en los plazos o por las dudas en sus elecciones, lo cierto es que entre ellos cunde cierto nerviosismo, aumentan las cuestiones que necesitan respuesta inmediata y las quejas por retrasos o errores en los servicios comerciales prestados.

Armarte de paciencia y no perder el tono son las únicas soluciones posibles para llegar vivo a la semana posterior a Reyes.

 5. Analiza resultados

Una vez finalizada la Navidad, como ante el reloj a las 23.55h del 31 de diciembre, llega el momento de hacer balance.

Después de cualquier acción que planteamos en redes sociales, es el momento de evaluar si esta ha sido todo lo efectiva que pretendíamos.

¿Hemos llegado a nuestro público y hemos calado incluso en el que potencialmente no lo era? ¿Alcanzamos los objetivos cuantitativos planteados previamente? ¿Nuestra acción se ha convertido en referente que sirva como espejo en la que otras marcas se miren a la hora de plantear campañas futuras?

Responde a estas preguntas y, si el resultado es positivo, es el momento de sonreír y tararear bajito y con alegría ese villancico que se te coló en el subconsciente al inicio de la campaña. ¡Tus vacaciones han llegado!

 

Sofía Jiménez

Social Media MPC

IM-PERFECTO

El éxito es relativo. Nos pasamos cantidades incontables de nuestro tiempo intentando desentrañar las claves del éxito como si de una fórmula matemática se tratase. Nos embarcamos en un viaje rumbo a una Ítaca inalcanzable en busca de un falso concepto de perfección y por el camino tendemos a abandonar aquello que nos identifica y diferencia del resto: nuestras imperfecciones.

Irónicamente son esas pequeñas taras las que nos definen. Deshacernos de ellas equivaldría a renunciar a una parte de nosotros mismos.

Foto: Nuria Sánchez Alonso

Foto: Nuria Sánchez Alonso

Cada día crece la presión a la que nos sometemos y corremos el peligro de convertirnos en nuestro peor enemigo. En esta fiebre del superhéroe nos creemos capaces de todo y olvidamos que gran parte del significado de ser humano significa cometer errores. De ellos aprendemos. Con cada caída aprendemos una valiosa experiencia e intentar evitar cometer un fallo sólo nos conducirá a la frustración.

Abraza tus fallos. Recoge de cada uno de ellos una lección y pórtala como si de una medalla al honor se tratase. Porque paso a paso, vivencia tras vivencia, son esas medallas las que irán conformando el tipo de persona en la que te convertirás.

Ser un trabajador con éxito no se traduce en no cometer ningún fallo. Tendrás éxito si te adaptas al entorno, aprendes de él y te motivas a luchar y crecer con cada nuevo reto al que te enfrentas.

Como becario a menudo he tropezado con alguno de estos pensamientos y de este proceso he podido sacar algo en claro: debes ser tu mayor aliado. Tópicos aparte, aprende a quererte y acepta lo que no soportas de tu persona. Quizá en alguno de esos aspectos que solías rechazar encuentres la llave del éxito. Tu pequeña im-perfección.

 

Miguel Romero

Account Trainee MPC